¡Fuera machistas de nuestro bando!

Se habla con demasiada ligereza sobre asuntos muy personales de forma muy global. Hablamos de acoso, chantajes emocionales… como si fueran cosas que solo se ven en las películas. Ante estas situaciones, de entrada todos, o casi todos, estamos con la víctima, todos la apoyamos, todos escribimos tuits de condena contra este tipo de prácticas pero, ¿Qué pasa cuando no es algo abstracto? ¿Qué pasa cuando la víctima y acosador tienen apellidos? ¿Somos tan solidarios? ¿Nos posicionamos del lado de la víctima o del agresor? ¿Justificamos al agresor porque es un “buen chaval”? Ante la denuncia de acoso de la víctima contra el agresor, acabamos cayendo en todo aquello que el patriarcado nos ha grabado a fuego “Ella es una despechada, que se lo inventa para difamarle, es mezquina, ruin…” ¿No es acaso esa una justificación machista? Asumimos pues, la versión del acosador y miramos para otro lado, que él “era buena persona y siempre saludaba.”

Las redes sociales han facilitado estas prácticas a los acosadores. Y en esa red caí yo. Sufrí todo lo anterior.

Le conocí por internet, me pareció una persona admirable, muy inteligente y concienciado en temas políticos. Nos llevamos genial desde el primer momento, e incluso se ofreció ayudarme en los momentos en los que yo estaba pasando una mala racha. De esta forma la relación se reforzó.

Pero cuando le dije que quería dejarlo, él me decía cosas como “si lo dejas es que no luchas, no quieres nada, demuestras todo lo que te importa, abandonas el barco…” Hasta que ese chantaje se convirtió en algo habitual hasta el hecho de utilizar hechos traumáticos para hacerme sentir que si lo “dejaba” era porque además de no luchar, no le quería. Poco debía importarle lo que yo sentía o mis razones de “abandonar el barco o tirarme del mismo”. Si yo quiero salir de esa relación nadie tiene que imponerme permanecer en la misma, ya que, como le expuse, yo tenía mis razones para no continuar.

A pesar de todo, quedamos, incluso en “ser amigos”, pero el siempre acababa reprochandome cosas y culpandome de todo “esto es así es por tu culpa”. Ante esto, decidí bloquearle en whastapp, twitter y borrarle en facebook. Entonces fué cuando durante 5 días me estuvo mandando mensajes por facebook (18 mensajes exactamente, sin ninguna respuesta por mi parte) y acabando con un “Entonces te llamaré”. Le dije en todo momento que no lo hiciera, pero él insistía, decía que era su voluntad y que yo tenía que aceptarlo. Imponiendome en todo momento su deseo.

Cuando aún en twitter le tenía bloqueado, seguía escribiendome con menciones en tuits para humillarme públicamente. E incluso a un amigo que interactuaba conmigo le dijo “vaya vaya @xxx- metiendo fichas xD”

Algunos marxistas hablan de “materialismo dialéctico” únicamente como coletilla en muchos de sus escritos porque “queda muy guay” y les da un toque más intelectual. Pero posicionan en el mismo plano al opresor y al oprimido, a la mujer (género oprimido) con el hombre (género opresor), a la burguesía y a la clase obrera, en la misma escala.

Somos plenamente conscientes de que todas y todos somos machistas, debido a la educación patriarcal que nos han inculcado desde siempre. Por tanto, comprendemos perfectamente que el acoso anterior haya servido al acosador para aprender sobre su error y aparentemente no volver a cometerlo. O así debería haber sido. No obstante, nos encontramos con diferentes historias en las que, se nos expone lo siguiente:

Un compañero que se hacía pasar por mujer en twitter recibió varios mensajes insistentes del sujeto acosador al que nos referimos. El compañero decidió vacilarle y seguirle el “juego”. Hasta que le dijo que no era una mujer, sino un hombre, entonces, el sujeto acosador dejó de escribirle.

La historia de otra compañera nos la narra ella misma de la siguiente manera:

A raíz de un comentario en twitter -no recuerdo con exactitud sobre qué- el sujeto empezó a escribirme y me pidió el número de móvil para debatir más tranquilamente por wassap, yo se lo dí. Al finalizar el debate me escribió varias veces para entablar conversación, a lo que yo siempre he contestado con pasividad. No me gustaba su forma de abordarme y se lo comenté a un amigo planteando la siguiente pregunta ¿si yo fuese un chico, insistiría tanto en quedar y hablar conmigo? Mi amigo me dijo que pensaba que el sujeto acosador era homosexual, por lo que yo me relajé. Le contestaba a los mensajes, e incluso, una vez le dije que si a una de las propuestas de quedar con él -a la que yo me iba a presentar con el amigo que he mencionado anteriormente- pero al final no quedamos.

Hace un par de días destapamos públicamente a un acosador de twitter, su silencio al respecto era -cuando menos- sospechoso. A partir de ahí comenzaron a llegarme rumores sobre la presencia de otro acosador en “nuestras filas”. Cuando llegaron rumores que le señalaban directamente a él, decidí pedirle explicaciones al respecto y alegó en su defensa que la persona que difamaba aquello “estaba loca”. Le dí la razón en todo lo que me decía, y decidí ponerme en contacto con algunas de las personas que nos habíamos sentido acosadas por dicho sujeto.

Entonces, juntas, decidimos ponerle fin y lo hacemos de esta forma.

Denunciando de manera pública el acoso constante que sufrimos las mujeres; los chantajes emocionales a los que nos someten; el sentimiento de culpabilidad que nos invade cuando creemos que ese acoso es fruto de nuestras respuestas a sus continuos mensajes; la presencia de machistas que se respaldan en teorías marxistas, y por ende, feministas.

Denunciamos, por tanto, todas y cada una de las agresiones machistas y decimos ¡Basta!

¡No queremos machistas luchando “a nuestro lado”!

¡No queremos machistas camuflados de marxistas leninistas!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s