Autodestrucción patriarcal

Hace ya unos años, a mí empezó a gustarme un chico. Por aquellos años, yo estaba bastante gordita pero lo cierto es que hasta ése año, nunca nadie se había metido conmigo por ello.

El chico iba a al mismo lugar en el que yo estudiaba pero era un año más mayor.
Yo era una chica sin muchos amigos, la verdad. Casualmente las amigas de ese chico comenzaron a hablar conmigo y a ”interesarse” por mí. Tras varios meses las conté que é me gustaba  para ver si podían ayudarme a conocerle más.
Un día al llegar a casa encontré un mensaje por una red social; el mensaje era de él. A partir de ahí estuvimos hablando muchas semanas y un día me dijo que quedáramos que tenía que decirme algo.
Cuando llegué al sitio en el que habíamos quedado, estaba él con sus amigos y amigas (cosa que me extrañó bastante) . Delante de ellos me dijo ” lo que tengo que decirte es que nunca estaría con alguien como tú. ¿ Tú te has visto ? Por favor quién querría estar contigo, si estás gorda como una vaca y además eres un orco” .
A partir de ahí, entré en una autodestrucción total. Sufría acoso y burlas en mi centro de estudio, y constantemente se me recordaba lo ocurrido aquél día.
Pensaba que no era lo suficientemente buena como para que un hombre quisiera estar conmigo, y que por tanto, no valía absolutamente nada.
Comencé a vomitar la comida, para adelgazar y sentirme ”más guapa” .
Cuando mi peso comenzó a disminuir, seguía recibiendo insultos aunque ahora ya no solo eran hacia mi físico.
Un día me miré al espejo y me pregunté ¿ por qué si ahora que estoy con el físico que elles desean se siguen metiendo conmigo? ¿por qué sigo sola? ¿qué es lo que quieren de mí ? Olvidé que lo que importaba de verdad era lo que yo quisiese de mí; lo que yo esperase de mí.
Con ayuda de especialistas corregí mis trastornos alimenticios pero aún quedaba algo que sólo podemos resolver nosotras mismas.
Nos han hecho creer que si no tenemos un hombre que nos ame, no valemos nada. Y que para que ese hombre nos quiera, debemos cumplir una serie de requisitos. Nos lo han inculcado a través de películas, música, etc.
Yo comprendí que no necesito un hombre para tener autoestima, que no por tener un cuerpo que cumpla los estereotipos voy a ser más feliz; yo entendí que el primer amor de una mujer y el más importante es su amor propio. Y sólo teniéndolo, podrás ser la mujer que tú quieras ser, y no la que el sistema te exija.
 
-Recibido por e-mail. Anímate a compartir con nosotras tus testimonios. Correo: cz.eissner@gmail.com –
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s