Cánones patriarcales

Es la primera vez que me atrevo a contar esta historia. Tengo 20 años, a los 6 empecé a hacer gimnasia rítmica. No sé si sabéis cómo es el prototipo de gimnasta, pero más o menos así: alta, atlética, poco pecho,  con piernas muy largas y muy delgadas. Yo nunca he cumplido esos cánones. Soy de estatura media, no soy delgada, aunque tampoco tengo sobrepeso, tengo muchas curvas y unas piernas muy musculadas (debido, irónicamente, a todas las horas de entrenamiento).  Desde pequeña veía que no encajaba físicamente, pero me sentía tan bien cada vez que pisaba un tapiz que dejar de practicar este deporte no entraba en mis planes.

La primera vez que mi antigua entrenadora me dijo que tenía que perder peso, se me vino el mundo encima. Empecé con las dietas, con los problemas de autoestima, a ver feo todo aquello que no encajara dentro de los ridículos y diminutos márgenes que ofrecía este deporte. Por otro lado la situación en casa no ayudaba. Mi madre, desconocedora de la situación por la que estaba pasando, me presionaba inconscientemente para adelgazar diciendo frases como: “¿Vas a comer eso? Mira que dentro de poco empiezas las competiciones” o “¿No te tengo prohibido comer guarrerías?”

Llegó el día que quedé bien posicionada en una competición importante y ascendí de categoría, era tremendamente feliz porque hasta entonces ninguna gimnasta de mi club lo había logrado. Esa tarde me llegó este mensaje a una red social:

“Hola !!
tu has competido hoy, no? 
Y… no te han dicho tus entrenadoras, que si no adelgazas un poco te echan? esque… me parece, de que estas un poco gorda, para poder estar en gimnasia ritmica, porque… tienes un cuerpo… 
No te lo han dicho tus entrenadoras eso de que tienes que adelgazar?
Esque estuve compitiendo yo tmbn , y … te vi, y todas las niñas decian de que estabas gorda, y algunas entrenadoras como 9 o 10 estuvieron hablando de tu cuerpo pero bueno:
Yo por tu propio bien , adelgazaria un poco porque… si estas GORDA , no pegas mucho para gimnasia ritmica porque aparte las gordas, no teneis mucha flexiii ni nada pero… que intentes adelgazar un poco BASTANTE ! porque madre miiaa… 🙂
Adios ! mandame un mensaje privado para aver como te as tomado esta opinion de varias personas ! :O”

No sé las horas que pasé llorando, ni los días que tuve ese mensaje en mi cabeza. Esto, unido a mis complejos, a que mi entrenadora me incitase a perder peso, y a mi pequeña y frágil autoestima, me hundió. Intenté dejar de comer, pero no era fácil, ya que era imposible que pasase desapercibida en casa. Aún recuerdo la primera vez que vomité, me encerré en el baño y puse la música alta para que nadie escuchara mis arcadas. No pensé que fuera capaz de hacerlo, pero lo hice. Cada vez que vomitaba, se me saltaban las lágrimas y me quemaba la garganta, pero sentía cómo me vaciaba de comida, complejos e inseguridades. Pronto comencé a no poder aguantar los entrenamientos, me mareaba habitualmente, así que los días que tenía que entrenar, procuraba no vomitar. para poder soportar las 3 horas sin marearme.

Por un lado mi cabeza me decía que aquello no estaba bien, así que en momentos de lucidez comía, pero después me embargaba tal sensación de asco que no podía evitar el querer vomitarlo.

Hoy, desde fuera, recuerdo ésto y aún siento cómo se me encoge el estómago. No me avergüenzo, no lo niego, ya no lo sufro, sólo siento haber permitido que esto llegara tan lejos y no haber tenido más confianza en mí, en lo que yo era capaz de hacer.

Ahora miro mis piernas y me alegro de tenerlas, puede que la sociedad no las considere las más bonitas, pero andan, corren y saltan, que ya es más de lo que (desgraciadamente)  otras personas tienen. Me miro al espejo y no busco defectos, sino que intento quererme cada día un poco más. Ahora agradezco tener la oportunidad de seguir practicando el deporte que amo y que me hace inmensamente feliz.  No dejéis que nadie os pisotee, todes vosotres tenéis un tremendo potencial dentro y muchísimo que ofrecer. De todo se sale y todes nos apoyamos.

 

-Recibido por e-mail. Anímate a compartir con nosotras tus testimonios. Correo: cz.eissner@gmail.com –

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s