No solo duelen los golpes 2

Hola, ¿es aquí donde se viene a exteriorizar el maltrato psicológico al que te ha sometido tu expareja durante un año? ¿es aquí donde se viene a destapar a un machista agresor que se ha aprendido el discurso feminista de pe a pa? ¿es aquí donde se viene a descargar toda la rabia y frustración que se siente al darte cuenta (una vez mas) de que te han engañado descaradamente? ¿es aquí donde al escribir te curas? ¿es aquí donde no te vas a sentir cuestionada?
Sea o no sea aquí voy a hacer que aquí sea. Me he hartado de escribir en clave, de expresarme sin nombres, sin apellidos y camuflando todas y cada una de tus agresiones. Me he cansado de camuflarte, me he cansado de callarme, me he cansado de tus mentiras, me he cansado de ti, Eduardo.

Hace mas de un año, febrero del 2013 empezó esta mierda, esta mierda formada por ti y por mi, esta basura camuflada en la palabra “relación”. Esta mierda en la que se escondían mierdas aún mayores. Porque a ti cuando te preguntan o te han preguntado por “nuestra maravillosa relación” no has contado ni vas a contar todo lo que yo voy a poner aquí. Bueno, ahora quizá si, haciéndote un poquito la victima, lloriqueando un poco, haciéndote el sensible, guardando silencio para demostrar lo dolido que estás, hablando de patriarcado para que las demás vean lo mucho que te has revisado… en fin, sin abandonar tu papel de machito feminista.

Un año da para mucho, dan para muchas malas miradas, malas palabras, malas contestaciones, dan para muchas actitudes que hagan sentir a la otra persona fuera de lugar, dan para muchos cuestionamientos, dan para muchas actitudes machistas camufladas.
En un año pueden pasar muchas cosas, puedo hablarte de relaciones abiertas y tu responderme con el discurso posesivo. Puedo comentarte mis dudas respecto a mi orientación sexual y que tu respuesta sea hacerme sentir culpable con tus miradas y palabras. Puedes incluso quedar con mis mejores amigos para hablar de mi a mis espaldas, de mis relaciones con mujeres y poner encima de la mesa mi heterosexualidad impuesta alegando que “ese bollerismo” es solo una reacción a una mala etapa de mi vida y que “ya se me pasará”. Puedes incluso consensuar con mis amigos una mentira para que si yo os pregunto sobre que habéis hablado tengáis una respuesta común. Puedes incluso no dirigirme la palabra porque he bebido y he vomitado en el váter de tu casa. Puedes mirarme mal durante más de 30 minutos sin dirigirme la palabra para que sienta la culpabilidad de mi borrachera. Puedes hacerte la victima e incluso llegar a llorar porque no me corro con tu polla y si con tus dedos. Puedes hacerme llorar a mi de impotencia por intentar explicarte que no es lo mismo la penetración que la masturbación. Puedes inventarte que te pone mas el sexo oral de rodillas y cambiar el discurso cuando me opongo a practicarlo así. Puedes menospreciarme, infantilizarme, interrumpirme, ridiculizarme, cuestionarme e ignorarme. Puedes mentirme a la cara. Puedes hacer que te crea a las espaldas. Puedes ser un maltratador de mierda y no haber hecho ni hacer ningún tipo de revisión de privilegios o hacerla solo y únicamente cuando veías que lo que tenias peligraba. Puedes ser el ser mas despreciable que haya pasado por mi vida. Puede que me hayas hecho rivalizar con miles de personas por tus ansias de tenerme. Puede que en algún rincón de tu inteligente mente pensases que lo tenias todo atado. Puede que en algún momento creyeses que no iba a salir a la luz o que yo no me iba a enterar de la mitad de cosas que se a día de hoy. Puede que ni me conozcas, porque la persona que estaba contigo estaba comida por ti, por tus sucia mente de maltratador psicológico de mierda, porque la fuerza que tengo ahora no me la has dado tu, me la he dado yo sola, de hecho ya la tenia, y no puede, sino que se seguro que temes esa fuerza que se te ha ido de las manos y ha escapado de tu control.

Ahora haz que lloras o incluso llora de verdad porque todo está saliendo a la luz, llora o haz que lloras delante de la gente a la que quieres mantener, quédate en silencio, o mejor, habla de lo mucho que has hecho por mi y de lo mucho que se me ha pirado la cabeza. Habla de lo locas que estamos cuando le ponemos nombre a la VIOLENCIA MACHISTA. Luego ten los cojones de decir que no quieres tratarlo en asamblea porque no estás preparado. Te preocupaste tu a caso de mi preparación cuando me hacías sentir culpable por irme de vacaciones con mis amigos? te preocupaste tu de mi preparación cuando me imponías tu palabra? te preocupabas tu de mi preparación cuando me mentías a la cara una y otra vez? te preocupabas tu por mi preparación cuando me hacías sentir como una autentica mierda? No lo creo, es más, no, estoy completamente segura.

Nunca debí creer aquellas palabras que le dijiste a ella por teléfono cuando te llamó para decirte el asco que dabas “ya no soy así” decías y dices mientras reproducías y reproduces una y otra vez lo mismo que criticabas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s